¿Qué empresas están obligadas a realizar una Auditoría Reglamentaria de PRL y cada cuanto tiempo?

 

El Reglamento de los Servicios de Prevención, indica: todas las empresas que no hubieran concertado el servicio de prevención con una entidad especializada deberán someter su sistema de prevención al control de una auditoría o evaluación externa. Asimismo, las empresas que desarrollen las actividades preventivas con recursos propios y ajenos deberán someter su sistema de prevención al control de una auditoría o evaluación externa en los términos previstos en el artículo 31 bis de este real decreto.

 

Solo pueden estar exentas de hacer la auditoria las empresas de menos de 50 trabajadores, si sus actividades no están incluidas en el anexo I del reglamento de los servicios de prevención, y lo soliciten a la autoridad laboral.  

 

La Auditoria deberá repetirse cada cuatro años, o cada 2 años si la empresa realiza actividades consideradas en el anexo I (nivel de riesgo alto) o cuando así lo requiera la autoridad competente.

 

¿Pueden hacer otras auditorias de prevención además de las reglamentarias?

 

Evidentemente que sí. Muchas empresas nos solicitan una preauditoria o auditoria inicial para conocer su estado antes de la auditoria reglamentaria. No obstante en función del alcance acordado, la auditoria de prevención puede ser muy variada. Pueden realizarse auditorias sectoriales, de proveedores, del cumplimiento de equipos de trabajo RD 1215/97, del cumplimiento de la coordinación  de actividades empresariales, de los recursos preventivos, etc..  

 

¿Qué ventajas y/o desventajas tiene una empresa al hacer la Auditoria de PRL?

 

Destacamos como ventaja: La Auditoria de PRL, es la mejor herramienta que tiene la dirección para conocer el nivel de eficacia y el estado de aplicación de sus recursos preventivos. A nivel legislativo, el artículo 30 del Reglamento de los servicios de prevención define el siguiente concepto de auditoria: 

1. La auditoría es un instrumento de gestión que persigue reflejar la imagen fiel del sistema de prevención de riesgos laborales de la empresa, valorando su eficacia y detectando las deficiencias que puedan dar lugar a incumplimientos de la normativa vigente para permitir la adopción de decisiones dirigidas a su perfeccionamiento y mejora.

2. Para el cumplimiento de lo señalado en el apartado anterior, la auditoría llevará a cabo un análisis sistemático, documentado y objetivo del sistema de prevención, que incluirá los siguientes elementos:

a. Comprobar y evaluar los resultados de la evaluación de riesgos

b. Comprobar el tipo de Planificación y sus resultados

c. Analizar la adecuación de los procedimientos y medios preventivos

d. Valorar la integración en la organización.

e. Valorar la aplicación del Plan de Prevención

 

Desventaja: Su coste. No obstante cabe señalar que cualquier sanción de incumplimiento legislativo de nivel grave encontrado por la inspección, puede suponer una sanción superior al coste de la propia auditoria. 

 

Suponiendo que en la empresa hacemos una Auditoria por una entidad auditora: (1)¿Qué hemos de hacer después?, (2) ¿Para que sirve?, (3) ¿Si pasa un inspector nos puede sancionar por que el informe de auditoria indique que existen incumplimientos legislativos?, (4) ¿No estaremos dando información gratuita, que de otro modo seria difícil de encontrar, para que nos pudieran sancionar? 

 

Desarrollamos a continuación las respuestas a estas preguntas:

1.- Resolver las no conformidades encontradas y citadas en el informe de la Auditoria en el menor tiempo posible, y guardar el informe de auditoria, ya que es un documento que nos puede requerir la inspección de trabajo. 

2.- El informe de auditoria, la empresa ha de conservarlo con el resto de la documentación exigible de prevención, ( Plan de prevención, evaluación de riesgos, planificación, informes de accidentes, procedimientos, etc..), por si lo solicita la autoridad laboral.

3.- De hecho podría hacerlo, aunque de forma genérica la inspección no sanciona por el incumplimiento de las no conformidades que se citan en el informe de auditoria, siempre que se hayan iniciado medidas correctoras. Lo que hace la inspección generalmente, es un requerimiento a la empresa con un plazo de tiempo de presentación de la resolución de las desviaciones. Si éstas no se resuelven en dicho plazo, se puede abrir un expediente sancionador. 

4.- Ésta información también se puede dar en los informes de las investigaciones de accidentes, o en los controles periódicos de las condiciones de trabajo, y no por ello la empresa deja de cumplir dichos requisitos. Por lo que de forma general solo se abre un expediente sancionador cuando no se establecen medidas correctoras para reducir o eliminar los riesgos encontrados.   

 

¿La Auditoria de PRL puede ayudar a una empresa a reducir la siniestralidad? 

Evidentemente que sí. Es una de sus mejores herramientas. La auditoria no es un proceso correctivo sino que es un proceso predictivo, ya que permite evaluar los deficiencias que pueden ser corregidas o controladas antes de que se produzcan. Además, no solo verifica las estadísticas de accidentalidad, sino todos los elementos preventivos y su grado de integración en toda la organización, personal obrero, técnico administrativo y directivo.   

 

Si hacemos una Auditoria de PRL ¿De cuanto tiempo disponemos para resolver las no conformidades que se deriven de incumplimientos de faltas graves? 

No está explicitado a nivel legislativo el tiempo de resolución de una no conformidad derivada del incumplimiento de una falta grave, ya que puede depende de distintos factores, y uno de ellos es el nivel de riesgo valorado en la misma. De hecho no debiera existir tal incumplimiento si se realiza un buen programa de prevención.Nosotros entendemos, que de no tratarse de un riesgo grave o inminente (art. 21 LPRL), la empresa ha de estudiar, y valorar dicho riesgo estableciendo las medidas oportunas para su resolución. Ello equivale además de la valoración del riesgo identificado, a planificar su resolución en el tiempo, establecer un responsable de su control de ejecución y dotarlo de los recursos necesarios (técnicos, organizativos y/o económicos). Esta actividad debería planificarse en un periodo no superior a los tres meses.